Popular Posts

domingo, 16 de abril de 2017

Crónicas de un futuro de desempleo masivo

* * * *
Forecast | After the age of mass unemployment: 
Future of Work P7
Predicción para después de una era de desempleo masivo:
El futuro del trabajo - P7
* * * *
Hace cien años, alrededor del 70 por ciento de nuestra población trabajaba en las granjas a fin de producir el suficiente alimento para todo el país. Hoy día, ese porcentaje es inferior al dos por ciento. Gracias a la revolución de la automatización que viene siendo impulsada por máquinas cada vez más capaces y la inteligencia artificial (AI), para 2060, podríamos encontrarnos en un mundo donde el 70 por ciento de los puestos de trabajo de hoy serán manejados por el dos por ciento de la población.

Para algunos, esto puede ser un pensamiento terrorífico. ¿Qué se puede hacer sin un trabajo? ¿Cómo sobrevivir? ¿Cómo funcionará la sociedad? Vamos a tratar estas preguntas en los siguientes párrafos.

Últimos esfuerzos contra la automatización

A medida que el número de empleos comience a caer rápidamente durante la década de 2040, los gobiernos intentarán diversas estrategias para intentar detener el problema.

La mayoría de los gobiernos invertirán fuertemente en programas de "trabajos ocupacionales” con el fin de crear empleos y estimular la economía, como los descritos en el capítulo cuatro de esta serie. Desafortunadamente, la eficacia de estos programas disminuirán con el tiempo, al igual que el número de proyectos lo suficientemente grandes como para requerir una movilización masiva de la mano de obra humana.

Algunos gobiernos podrán tratar de regularlo de manera estricta o prohibir rotundamente ciertas tecnologías que eliminen trabajo y a las nuevas empresas operen dentro de sus fronteras. Ya estamos viendo esto con las compañías de resistencia, como Uber, que están enfrentándose actualmente con poderosos sindicatos al entrar en ciertas ciudades.

Pero en última instancia, las prohibiciones directas serán casi siempre descartadas en los tribunales. Y mientras que las regulaciones fuertes pueden retardar el avance de la tecnología, no la restringirá indefinidamente. Además, los gobiernos que limitan la innovación dentro de sus fronteras, en realidad sólo se verán afectados en los competitivos mercados mundiales.

Otra alternativa de los gobiernos será tratar de elevar el salario mínimo. El objetivo será combatir el estancamiento salarial, que ya se está experimentando actualmente, en aquellas industrias que están siendo remodeladas por la tecnología. Si bien esto mejorará los niveles de vida de los empleados, el aumento de los costos laborales sólo aumentará el incentivo para que las empresas inviertan en la automatización, agravando aún más las pérdidas masivas de empleos.

Aun así, hay otra opción que les queda a los gobiernos. Algunos países incluso lo están intentando hoy.

Reducción del Trabajo Semanal

La duración de nuestro trabajo por día y semana nunca ha sido escrito en piedra. En aquellos días de cazadores-recolectores, generalmente pasábamos 3 a 5 horas al día trabajando, principalmente para cazar nuestra comida. Cuando empezamos a formar ciudades, cultivando terrenos agrícolas y desarrollando profesiones especializadas, la jornada de trabajo aumentó para adaptarse a las horas de luz diurna, en general trabajando siete días a la semana durante el tiempo que la temporada agrícola lo permitía.

Pero las cosas cambiaron su cariz durante la revolución industrial, cuando se hizo posible trabajar durante todo el año, e incluso por la noche, gracias a la iluminación artificial. Dada la ausencia de sindicatos de la época y a leyes laborales débiles, no era extraño trabajar de 12 a 16 horas al día, durante seis a siete días a la semana.

Pero a medida que nuestras leyes iban madurando y la tecnología nos permitió ser más productivos, esas semanas de 70 a 80 horas cayeron a 60 horas en el siglo XIX, y más tarde se estableció en la ya conocida semana laboral de 40 horas entre las 1940 y 1960. (España fue el primer país del mundo en aprobar la jornada laboral de 8 horas/día, en 1921)

Dada esta historia, ¿por qué habría de ser tan controvertido acortar aún más nuestra semana de trabajo? Ya estamos viendo un crecimiento masivo del trabajo a tiempo parcial, el horario flexible y el teletrabajo, todos estos relativamente nuevos conceptos que apuntan a un futuro de menos trabajo y más control sobre las horas. Y, francamente, si la tecnología puede producir más bienes, más barato, con menos trabajadores humanos, entonces, simplemente no necesitaremos a toda la población para trabajar.

Tal vez por eso, a finales de la década de 2030, muchas naciones industrializadas habrán reducido su semana laboral de 40 horas a 30 ó 20 horas, dependiendo en gran medida de cómo se industrializa ese país durante esta transición. De hecho, Suecia ya está experimentando con una jornada laboral de seis horas, en una investigación piloto han ido descubriendo que los trabajadores tienen más energía y mejor rendimiento en seis horas bien enfocadas en lugar de ocho.

Sin embargo, mientras que la reducción de la semana de trabajo puede crear más puestos de trabajo disponibles para otras personas, aún no será suficiente para cubrir el hueco de empleo que viene. Recordemos que, para el año 2040, la población mundial aumentará a nueve mil millones de personas, principalmente de África y Asia. Se trata de una afluencia masiva a la fuerza de trabajo mundial en la que todos estarán exigiendo puestos de trabajo que el mundo va necesitando cada vez menos.

Mientras que el desarrollo de la infraestructura y la modernización de las economías de los continentes africano y asiático pueden proporcionar, temporalmente, a estas regiones, suficientes puestos de trabajo para manejar esta afluencia de nuevos trabajadores, las naciones de industrialización madura requerirán de una opción diferente.

La Renta Básica Universal y la Era de la Abundancia

Si lees el último capítulo de esta serie, sabrás de lo vital que será la Renta Básica Universal (RBU) para la continuidad funcional de nuestra sociedad y de la economía capitalista en general.

Lo que ese capítulo puede haber pasado por alto es si la RBU será suficiente para proporcionar a sus receptores un nivel de calidad de vida. Consideremos esto:
-    Para el 2040, el precio de la mayoría de los bienes de consumo caerá debido a la automatización cada vez más productiva, al crecimiento de una economía compartida (Craigslist) y a los pequeños márgenes de ganancia en los que se tendrá que operar para vender a la mayoría desocupada o sub-empleada del mercado.
-    La mayoría de los servicios sentirán una presión descendente similar en sus precios, excepto en aquellos servicios que requieran un elemento activo humano, p.ej. los entrenadores personales, masajistas, cuidadores, etc.
-    La educación, a casi todos los niveles, se convertirá en libre, en gran medida como resultado de la respuesta temprana de los gobiernos (2030-2035) a los efectos de la automatización de masas, y a su necesidad de reciclar continuamente a la población para los nuevos tipos de tareas y trabajos. Lea más en nuestra serie "El futuro de la educación".
 -   Las extensiva utilización de las impresoras 3D a escala de construcción, el crecimiento de materiales de construcción prefabricados junto con la inversión del gobierno en viviendas masivas asequibles, dará lugar a la caída en los precios de alquiler de la vivienda.
-    Los costos de atención médica se desplomarán, gracias a las revoluciones tecnológicas impulsadas en el seguimiento continuo de la salud, la medicina (de precisión) personalizada y la atención preventiva a largo plazo. Lea más en nuestra serie de el Futuro de la Salud.
-    Para 2040, las energías renovables alimentarán más de la mitad de las necesidades eléctricas del mundo, reduciendo sustancialmente las facturas de los servicios públicos para el consumidor medio. Lea más en nuestra serie Futuro de la Energía.
-    La era de los automóviles de propiedad individual terminará, en favor de los automóviles totalmente eléctricos, de conducción auto-dirigida, mediante coches compartidos y las compañías de taxi, esto ahorrará a los antiguos propietarios de automóviles un promedio de $ 9.000 al año. Lea más en nuestra serie de el Futuro del Transporte
-    El aumento de los transgénicos y los sustitutos de alimentos disminuirá el costo de la nutrición básica para las masas. Lea más en nuestra serie el Futuro de los Alimentos.
-    Por último, la mayoría del entretenimiento se ofrecerá de forma barata, o de forma gratuita, a través de los dispositivos de visualización habilitados para la web, especialmente a través de VR y AR. Lea más en nuestra serie "El futuro de Internet".
Ya sean por las cosas que compramos, los alimentos que comemos o el techo que necesitamos sobre nuestras cabezas, lo esencial que la persona promedio necesitará para vivir, todo precio caerá en ese futuro mundo habilitado por la tecnología y la automatización. Es por eso que una RBU anual de incluso $ 24,000 podría tener aproximadamente el mismo poder de compra que un salario de $ 50 a 60,000 en 2015.

Teniendo en cuenta en su conjunto todas estas tendencias (con una RBU dentro de la mezcla), es justo decir que para 2040-2050, la persona promedio ya no tendrá que preocuparse por la necesidad de un trabajo para sobrevivir, ni la economía tendrá que preocuparse por no tener suficientes consumidores para funcionar. Será el comienzo de una era de la abundancia. No obstante, hay algo más que eso, ¿no?

¿Cómo encontraremos significado a un mundo sin trabajo?

Lo que viene después de la automatización

Hasta ahora, en nuestra serie "El futuro del trabajo", hemos discutido las tendencias que impulsan el empleo masivo hasta finales de la década de 2030 y principios de 2040, así como los tipos de trabajos que sobrevivirán a la automatización. Pero llegará un período entre 2040 a 2060, cuando la tasa de destrucción laboral de la automatización disminuirá, cuando los trabajos que pueden ser eliminados por la automatización desaparezcan y cuando los pocos empleos tradicionales que queden sólo emplearán a los más brillantes, valientes o unos cuantos conectados.

¿Cómo se ocupará al resto de la población?

La idea principal sobre la que muchos expertos llaman la atención es el crecimiento futuro de la sociedad civil, generalmente caracterizada por organizaciones sin fines de lucro y no gubernamentales (ONGs). El principal propósito en este campo es crear vínculos sociales a través de una variedad de instituciones y actividades que deseamos, incluyendo los servicios sociales, asociaciones religiosas y culturales, deportes y otras actividades recreativas, educación, salud, organizaciones de defensa, etc.

Si bien muchos desconocen el impacto de la sociedad civil como algo menor comparado con el gobierno o la economía en general, un análisis económico de 2010, realizado por el Centro de Estudios de la Sociedad Civil Johns Hopkins, encuestó lo que reportaban en más de cuarenta naciones sobre la sociedad civil:
 -   Informe de $ 2,2 billones en gastos operativos. En la mayoría de los países industrializados, la sociedad civil representa aproximadamente el cinco por ciento del PIB.
 -   Emplea a más de 56 millones de trabajadores a tiempo completo en todo el mundo, casi el seis por ciento de las poblaciones en edad de trabajar de los países encuestados.
-    Es el sector de más rápido crecimiento en Europa, ya que representa más del 10 por ciento del empleo en países como Bélgica, Holanda, Francia y Reino Unido. Más del nueve por ciento en Estados Unidos y 12 en Canadá.
A estas alturas, podrías estar pensando: "Todo esto suena bien, pero la sociedad civil no puede emplear a todos. Además, no todo el mundo querrá trabajar para organizaciones sin fines de lucro.

Y en ambos casos, tendrías razón. Por eso es también importante considerar otro aspecto de la conversación.

El Cambio de Propósito del Trabajo

En estos días, lo que consideramos trabajo es lo que nos pagan por lo que hacemos. Pero en un futuro, donde la automatización mecánica y digital puede proveernos de la mayoría de nuestras necesidades, incluso de una RBU para pagarnos, ya no es necesario aplicar este concepto.

En verdad, un trabajo es lo que hacemos para ganar el dinero que necesitamos y, en algunos casos, para compensarnos por hacer tareas que no disfrutamos. El trabajo, por otra parte, no tiene nada que ver con el dinero, es lo que hacemos para servir a nuestras necesidades personales, ya sean físicas, mentales o espirituales. Dada esta distinción, aunque podamos entrar en un futuro con menos empleos totales, no entraremos nunca en un mundo con menos trabajo.

La Sociedad y el Nuevo Orden Laboral

En este mundo futuro, donde el trabajo humano está desacoplado de las ganancias en productividad y la riqueza social, nos permitirá:
-    La creatividad y el potencial humano libre permitirá a la gente con ideas artísticas novedosas o con la investigación de mil millones de dólares o el poner en marcha las ideas, con el tiempo y la red de seguridad financiera para perseguir sus ambiciones.
-    Perseguir el trabajo es importante para nosotros, ya sea en las artes y el entretenimiento, en el espíritu empresarial, la investigación, o en el servicio público. Con un motivo de lucro reducido, cualquier tipo de trabajo realizado por personas apasionadas por su oficio podrá llevarlo a cabo igualmente.
-    Reconocer, compensar y valorar el trabajo no remunerado en nuestra sociedad, como la crianza de los hijos y el cuidado de ancianos y enfermos en el hogar.
-    Pasar más tiempo con amigos y familiares, equilibrando mejor nuestras vidas sociales con nuestras ambiciones de trabajo.
-    Centrarse en actividades e iniciativas de construcción comunitaria, incluidos el crecimiento en la economía informal relacionada con el intercambio, la donación y el trueque.
Si bien el número total de puestos de trabajo puede caer, junto con el número de horas dedicadas a ellos por semana, siempre habrá suficiente trabajo para ocupar a todos.

La Búsqueda de Significado

Esta nueva edad de abundancia en la que estamos entrando es la que, finalmente, verá el fin del trabajo asalariado masivo, de igual modo que la era industrial vio el fin del trabajo esclavo en masa. Será una época en la que la culpabilidad puritana de tener que probarse a sí mismo por medio de un trabajo duro y la acumulación de riqueza, será reemplazada por una ética humanista de mejora de sí mismo y crear un impacto en la propia comunidad.

Por todo ello, ya no estaremos definidos por nuestros trabajos, sino por el cómo encontramos significado en nuestras vidas.

###################
traducción/edición Pedro Donaire
Ref. QuantumRun.com, por David Tal, 16 dic. 2015
“Forecast | After the age of mass unemployment: Future of Work P7”
Serie El Futuro del Trabajo
- Surviving Your Future Workplace: Future of Work P1.
- Death of the Full-Time Job: Future of Work P2.
- Jobs That Will Survive Automation: Future of Work P3.  
- The Last Job Creating Industries: Future of Work P4.
- Automation is the New Outsourcing: Future of Work P5.
- Universal Basic Income Cures Mass Unemployment: Future of Work P6.

Enlaces populares e institucionales para darle una visión más profunda de estas predicciones:

Prediction Will Impact Society At Large By 2045 to 2050

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deshabilitado los comentarios. Contacto y comentarios en las redes sociales.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.