Popular Posts

Mostrando entradas con la etiqueta Hilary_Putnam. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hilary_Putnam. Mostrar todas las entradas

martes, 15 de marzo de 2016

Fragmentos escogidos de Hilary Putnam

* * * *
En Wikipedia señalan que Hilary Whitehall Putnam (1926) es un "filósofo, matemático e informático teórico estadounidense, uno de los más prolíficos e importantes desde mediados del siglo XX. Ha hecho aportaciones destacadas a la filosofía de la mente, la filosofía del lenguaje, la filosofía de la ciencia y el pragmatismo".

* * * *

La ciencia es maravillosa a la hora destruir las respuestas metafísicas, pero incapaz de proveer un sustituto para ello. La ciencia nos quita los fundamentos sin proporcionar un adecuado recambio. Tanto si queremos como si no, la ciencia nos coloca en la difícil posición de tener que vivir sin fundamentos. Ya fue impactante cuando lo dijo Nietzsche, pero a día de hoy esto ya es algo común; nuestra posición histórica, y no hay otra a la vista, es la de tener que filosofar sin "fundamentos".

* * * *

"Hablar de 'percepción' moral, así como hablar de la intuición matemática, o de referencia y entendimiento, no es reducible al lenguaje o a la imagen del mundo de la física. Esto no quiere decir que la física está 'incompleta'. La física está 'completa', es decir, completa para sus propósitos físicos. La totalidad física carece de la completitud de las teorías particulares, imágenes y discursos. No hay una teoría o imagen completa para todos los propósitos. Si la irreductibilidad de la ética a la física muestra que los valores son proyecciones, entonces, los colores también son proyecciones. De igual manera que los números naturales. Así que, para el caso, son "el mundo físico". Y pese a ser una proyección en este sentido, no es lo mismo que ser subjetivo."

* * * *

"Por supuesto que, si el realismo metafísico estaba en lo cierto, uno puede ver el objetivo de la ciencia simplemente como un ensayo por tratar de conseguir un 'ajuste' entre nuestro mundo nocional y el mundo en sí mismo, luego uno podría sostener que estamos interesados en la coherencia, la comprehensividad, la simplicidad funcional y la eficacia instrumental, únicamente porque son instrumentos para terminar de lograr este 'ajuste'.

Por tanto la noción de un ajuste trascendental entre nuestra representación y el mundo en sí mismo es un sin sentido. Negar que queremos este tipo de ajuste metafísico con el mundo nouménico no es negar que queremos que ese tipo usual de ajuste (a juzgar por nuestros criterios de aceptabilidad racional) con el mundo empírico.

Pero la realidad empírica, en oposición a la realidad nouménica, depende de los criterios de aceptabilidad racional (y, por supuesto, viceversa). Utilizamos nuestros criterios de aceptabilidad racional para construir una imagen teórica de la “realidad empírica" y luego conforme la imagen se va desarrollando revisamos nuestros propios criterios de aceptabilidad racional a la luz de esa imagen, y así sucesivamente, y por siempre. La dependencia de nuestros métodos de nuestra imagen de la realidad es algo que ya he indicado en mis otros libros, lo que quiero subrayar aquí es la otra cara de esa dependencia: la dependencia de la realidad empírica de nuestros criterios de aceptabilidad racional.

Lo que vengo a decir es que debemos tener un criterio de aceptabilidad racional para tener, incluso, una realidad empírica, y que tales criterios revelan parte de nuestra noción de una óptima inteligencia especulativa.

En resumen, estoy diciendo que el "mundo real" depende de nuestros valores, y viceversa".


 Referencia: Mythrandir.wordpress.com .
Para leer más :  "ética sin ontología", comentario al libro en este blog.
- Imagen: Hilary Putnam
.

Ética sin ontología, de Hilary Putnam

* * * *
Hilary Putnam nos acerca en este conjunto de conferencias a la vida de todos y cada uno de nosotros. La vida que mancha, que genera hambre y desazón, la vida en que aparece, sin cesar, el conflicto. Un conflicto que promueve modos de pensar espontáneos e indispensables, propios del quehacer cotidiano, que nos ayudan a habérnoslas con esos problemas prácticos repentinos, inmediatos y específicos. Y la filosofía, expone el pensador norteamericano, necesita tomarse con mucha más seriedad estas formas directas de análisis, que no recurren a mediadores idealizados o abstractos. 

Así, el principal objetivo del eticista, de aquel que reflexiona filosóficamente sobre la ética, ha de ser contribuir a la solución de contrariedades concretas y contextualizadas. Toda solución será provisional, falible y contingente, como el ser humano mismo; muy rara vez se podrá exponer lo aprendido de esa situación en forma de generalización universal, en forma de ley categóricamente aplicable a otros momentos problemáticos.