Popular Posts

Mostrando entradas con la etiqueta Roger_Bartra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Roger_Bartra. Mostrar todas las entradas

miércoles, 15 de junio de 2016

Determinismo y libre albedrío

* * * *
Antropología del cerebro: Determinismo y libre albedrío
Conferencia Magistral dictada en la XXV Reunión Anual de Investigación del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente, 6 de octubre de 2010.
---
Cuando se estrenó en la primavera de 1924 una de las joyas del cine expresionista, Las manos de Orlac, el público austriaco quedó tan impresionado por la película que al final se escucharon gritos de enojo. El principal actor, Conrad Veidt, tuvo que subir al escenario para explicar cómo se había hecho la filmación. El gran actor, con el poder de su presencia y su voz, logró calmar a la gente que se había exaltado al ver la película muda. Las manos de Orlac cuenta la historia de un gran pianista que en un accidente de tren ha perdido sus manos. Un médico le implanta las manos de un asesino que acaba de ser decapitado. El pianista, Orlac, siente que las manos que le han sido implantadas lo dominan y lo impulsan a cometer crímenes. Su médico le explica que, gracias al poder de su voluntad, podrá controlar los impulsos criminales que emanan de sus nuevas manos. La película presenta con gran dramatismo la lucha entre el poder determinante que emana de una parte del cuerpo, las manos, y la fuerza de voluntad que debe regir la conciencia del pianista. Orlac siente que las manos han tomado el control de su conciencia. Cuando su padre, al que odia, es asesinado, el pianista está convencido de que él le ha clavado la puñalada letal, aunque no lo recuerda. Pareciera que el poder brutal de la carne implantada es capaz de dirigir la mente del pianista.

martes, 14 de junio de 2016

Orígenes del Lenguaje, por R. Bartra

* * * *
Orígenes del Lenguaje
-----------------------------
"La hipótesis que ha surgido plantea que el sistema de neuronas espejo que se observa en los monos, donde las funciones motoras no sólo controlan la acción sino que también la representan, puede ser el origen de un sistema humano de representación especializado en procesar información social. Es decir, que un sistema encapsulado y rígido. capaz de controlar con eficacia la relación del organismo con su medio ambiente se habría transformado en un sistema abierto y flexible capaz de manejar información simbólica procedente de un contorno multicultural rico y cambiante. Rizzolatti y Arbib creen que hubo una evolución progresiva del sistema de neuronas espejo, que habría producido un surgimiento del área de Broca a partir de un área precursora similar al área F5 de los monos, que ya tenía propiedades espejeantes. Así, habrían surgido capacidades miméticas un sistema de signos manuales y gestos faciales y, por último, un sistema simbólico de vocalización.

martes, 1 de marzo de 2016

El problema del código neuronal y el lenguaje, de R. Bartra

* * * * * *
Podemos comprender que la relación entre el cerebro y el medio externo se parece a la que opera entre el sistema nervioso central y los miembros periféricos del cuerpo. Hay mapas neuronales relativamente estables que codifican las peculiaridades de nuestro ambiente. Aquí nos topamos con un problema planteado por algunos neurólogos y que ya he mencionado.

En la concepción de Jean-Pierre Changeux el problema radica en que vivimos en un universo "no etiquetado", que no nos envía mensajes codificados. Nosotros proyectamos las categorías que creamos, con ayuda del cerebro, a un mundo sin destino ni significación. El universo carece de categorías, salvo, aclara Changeux, aquellas creadas por el hombre. El neurólogo está aquí contestando una afirmación del filósofo Paul Ricoeur, a quien le parece un resabio de dualismo cartesiano seguir pensando la actividad mental en términos de representación.
[ .... ]

La Plasticidad del Cerebro, por Roger Bartra

* * * * *
Antropología del Cerebro - Roger Bartra
- La Plasticidad del Cerebro -


Antes de buscar circuitos neuronales incompletos que requieren de prótesis externas para funcionar es necesario abordar un problema más amplio: la forma en que las redes cerebrales se configuran para adaptarse a las experiencias con las que se enfrenta un individuo en su interacción con el contorno ambiental a lo largo de su vida. Los investigadores han demostrado la existencia, en los cerebros de los mamíferos y otros animales, de procesos de plasticidad neuronal en circuitos que requieren de experiencias provenientes del medio externo para completarse de manera normal. Hay que advertir que no toda plasticidad depende de factores externos. La plasticidad no se reduce a la manera en que ciertos circuitos cerebrales son modelados por el medio ambiente. El estudio clásico de Donald Hebb, publicado en 1949, muestra que la misma actividad neuronal puede fortalecer determinadas conexiones sinápticas cuando se produce una simultaneidad en las actividades de la terminal presináptica y del elemento postsináptico (1).

La Hipótesis del Exocerebro, de Roger Bartra

* * * * * *
La Hipótesis del Exocerebro

A principios del tercer milenio el cerebro humano sigue siendo un órgano oculto que se resiste a rendir sus secretos. Los científicos todavía no han logrado entender los mecanismos neuronales que sustentan el pensamiento y la conciencia. Una gran parte de estas funciones ocurre en la corteza cerebral, un tejido que parece la cáscara de un enorme fruto, una papaya por ejemplo, que hubiese sido estrujada y arrugada al introducirla en nuestro cráneo. Me gustaría extraer esta corteza para, al desplegar sus surcos, extenderla como un pañuelo en el escritorio frente a mí, con el propósito de escudriñar su textura. Si pudiese hacerlo tendría ahora bajo mis ojos un hermoso paño gris de unos dos o tres palmos de ancho. Mi mirada podría recorrer la delgada superficie para buscar señales que me permitirían descifrar el misterio escondido en la red que conecta a miles de millones de neuronas.


jueves, 14 de mayo de 2015

¿Hay un lenguaje interior?, Roger Bartra

Puede parecer muy atractiva la idea de que dentro del cerebro existe algún mecanismo interpretador que tiene la capacidad de traducir los códigos neuronales a símbolos culturales, y viceversa.