Popular Posts

Mostrando entradas con la etiqueta cita. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cita. Mostrar todas las entradas

domingo, 10 de julio de 2016

La falacia mereológica

* * * *
La falacia mereológica (del griego meros, 'parte'), o falacia del homúnculo, consiste en atribuir a las partes de un organismo los atributos aplicables a un todo.

En dicha falacia, señala Marino Pérez Álvarez, suelen incurrir eminentes neurocientíficos y filósofos del ramo. Cuando nos hablan del pensamiento y del razonamiento del cerebro, de que uno de sus hemisferios sabe algo de lo que no informa al otro, de que el cerebro toma decisiones, etc., están cultivando una neuro-mitología deplorable... En realidad, quien piensa, razona, decide, etc. es el ser humano, la persona, no su cerebro.

Tal como dice el neurocientífico australiano Maxwell Bennett y el filósofo inglés Peter Hacker, en su libro "La naturaleza de la conciencia. Cerebro, mente y lenguaje", 2003 :

«[...] La atribución de atributos psicológicos al cerebro no está avalada por ningún descubrimiento neurocientífico que demuestre que, contrariamente a nuestra nuestras convicciones, los cerebros realmente piensan y razonan, tal como nosotros mismos lo hacemos. Los neurocientíficos, psicólogos y científicos cognitivos que adoptan estas formas de adscripción no lo hacen como resultado de unas observaciones que demuestren que el cerebro piensa y razona.»

############

El hombre sabio, de Confucio

* * * *
Confucio (551 a 479 aC.), conocido como el Maestro Kong, fue un reconocido pensador chino cuya doctrina recibe el nombre de confucianismo. Procedente de una familia noble arruinada, a lo largo de su vida alternó períodos en los que ejerció como maestro con otros en los que sirvió como funcionario del pequeño estado de Lu, en el noreste de China, durante la época de fragmentación del poder bajo la dinastía Zhou.

El hombre sabio según el Maestro Kong (Confucio):

Debe tener éxito en desarrollar su vida entre la tierra y el cielo. La nariz bastante cerca de la tierra para distinguir. Pero no demasiado cerca, pues se arriesga a no ver nada. Sus actos ganan en precisión y distinción, la estrategia resulta posible, y la acción es poderosa.

Debe saber elevar la nariz hasta el cielo para poder atisbar. Pero teniendo cuidado de no exagerar, pues se arriesga a volar a altitudes donde nada de lo humano se distingue, y donde la atmósfera es cada vez más incompatible con la vida.

Deberá, entonces, estar apto para decidir con cordura y eficiencia, y así llegar a ser maestro en la conservación de la vida.

El hombre sabio, ciertamente, tiene un objetivo a alcanzar, porque es sensato ofrecer una «larga vida» a fin de obtener una «visión sin límites».

A partir de la solidaridad de esta experiencia consciente, vierte y rebosa sus propios límites, que son los métodos, las técnicas, los recursos y las artes.

Será necesario comprender que el saber y el hacer, simplemente, son un saber ser. Actuar con maestría, es lo propio de quien, entre todos los saberes, retiene el más valioso que iguala el hacer y el ser.


#####
Imagen: el Maestro Kong (Confucio). Wikipedia.

domingo, 3 de julio de 2016

La Osadía del Ignorante

* * * *
LA OSADÍA DEL IGNORANTE

Lo más recalcitrante de un ignorante es su propensión a reducirlo todo a su lenguaje básico, y una vez completada la conversión de lo complejo a su mínima expresión, viene la consiguiente y osada tendencia a sentenciar y saberlo todo

Es decir, una vez lograda la reducción de la formula E=mc^2 a una simple suma de 2+2=4 (vete a saber cómo), entonces, te dice que sin tantas tonterías ha logrado desentrañar las leyes del universo.

####
P. D.

domingo, 15 de mayo de 2016

Principios irrenunciables del análisis funcional de la conducta

* * * *
Los dos principios irrenunciables
 del análisis funcional de la conducta
 y del conductismo radical

Este trabajo pretende destacar y comentar las que consideramos las dos principales e irrenunciables aportaciones de B. F. Skinner a la psicología.

La primera es su concepción del conductismo radical, que entendemos como específicamente distinta y crítica respecto del resto de los conductismos. Sostenemos que lo específico del conductismo radical consistiría en haber constatado la efectividad de la circularidad pragmática entre la conducta investigada (la conducta operante condicionada) y la conducta de investigar (el análisis funcional de la conducta), y en haber reconocido, desde dicha constatación, el carácter innecesario de todas las pretensiones teórico-metodológicas del resto de los conductismos, y en especial de los neoconductismos metodológicos.

La segunda consistiría en reconocer, según proponemos a la luz de la práctica del análisis funcional de la conducta operante, que sólo hay un tipo de condicionamiento, el operante, del cual el llamado condicionamiento clásico sería sólo un efecto interno en todo caso funcionalmente imprescindible. A su vez, la interpretación que aquí hacemos del análisis funcional operante depende de la concepción que proponemos de la textura co-presente, y no espacial-contigua, de la conducta operante.

####
Autores: Juan Bautista Fuentes Ortega (Universidad Complutense) y Ernesto Quiroga Romero (Universidad de Almería).
Psicothema ISSN Paper Edition: 0214-9915 2004. Vol. 16 , nº 4 , pp. 555-562 Copyright © 2014.
- Artículo: http://www.psicothema.com/pdf/3031.pdf

viernes, 13 de mayo de 2016

Propuesta de conductismo filosófico

****
«Sobre el fondo del materialismo filosófico, se conjuga la fenomenología y el conductismo, dando un paso que hasta ahora no se había dado, por más que pedido por ambos lados. No sería ninguna síntesis donde se cosieran dos telas, sino una construcción nueva, un nuevo tejido fenoménico-conductual. Pues bien, esta concepción fenoménica de la conducta se encuentra desarrollada en la obra de Juan B. Fuentes "El conductismo como filosofía".»

Del alcance de la idea

«Se trata de una auténtica filosofía de la conducta, que bien se pueda dar de alta aquí como conductismo fenoménico-conductual. En relación con los conductismos filosóficos al uso, éste conlleva dentro de su planteamiento de base toda una ontología materialista y una teoría del conocimiento, se podría decir, conductista. La ontología tiene en la noción de "conflicto de normas" su constitutivo fundamental, precisamente, por ser un constitutivo antropológico del funcionamiento de las sociedades humanas, cuyo funcionamiento en la cultura moderna y la sociedad actual sería crítico para dar lugar a la psicología (correlativa de los problemas psicológicos que requieren de ella). La noción de meta-contingencia y de práctica cultural son aspectos del conductismo que estarían en esta línea. Por su parte, la teoría del conocimiento, propia de una psicología que tiene su base en el aprendizaje, se desarrolla sobre la base de una concepción construccionista y operatorio-fenoménica de la conducta, lo que supone una concepción radicalmente conductista de la intención, el significado y la representación. Obviamente, no se trata de una versión conductual, alternativa, sino de una reconstrucción que implica el desmantelamiento de las concepciones dualistas y de los sempiternos equívocos que subyacen a la psicología cognitiva del conocimiento.

En efecto, la psicología cognitiva tiene una concepción representacional y, así, dualista del conocimiento, que reproduce todos los problemas de la filosofía dualista tradicional. So pretexto de que es empírica y actual, lo cierto es que, por mucho que hable de computación, códigos, módulos, conexionismo, redes neuronales, a menudo son psicologías pre-críticas, por anteriores a la crítica kantiana. Aun siendo la teoría de Kant superior a todas ellas, ésta pediría precisamente una salida construccionista y operatorio-fenoménica en la línea que aquí se reclama. Por todo ello, se daría de alta a este conductismo filosófico de Fuentes, en principio, a la par de los conductismos filosóficos en cartel (Wittgenstein, Ryle, Quine, Kitchener). Sin embargo, no sería para tener uno más sino que, dado su alcance, excusaría los otros, sin perjuicio de su interés puntual.»

****
«Como toda una filosofía, el conductismo podría desarrollar una ontología organizada sobre el papel fundamental de la conducta tanto en la evolución biológica como en el desenvolvimiento de la vida en una escala histórica, cultural, psicológica y, en definitiva, antropológica. La cuestión sería que la conducta establece las mediaciones posibles entre los tres géneros de materialidad o, si se prefiere, las tres estructuras del materialismo cultural. Por ello mismo, la conducta sería constitutiva del conocimiento, naturalmente, del conocimiento que quiera acogerse a la gnoseología lógico-material. Así pues, podría ser que la conducta fuera más importante que para ser meramente objeto de una ciencia, aunque esta fuera la “ciencia de la conducta”. Siendo así, el conductismo como filosofía de la ciencia de la conducta o de la psicología tendría que revertirse más en una filosofía, porque la conducta no sería solo una cuestión de la psicología”.»

# # # # # # # #
- Autor: Marino Pérez Álvarez, de su libro ‘Contingencia y drama‘ (versión Kindle en Amazon, versión papel en Casa del Libro)
- Marino Pérez Álvarez es Psicólogo clínico y Catedrático de Psicología de la Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos de la Universidad de Oviedo.

domingo, 24 de abril de 2016

Los sabios antiguos

* * * *
¿Existe el sabio? de Roger-Pol Droit

«Nadie ha sabido jamás si algún sabio llegó a existir realmente. Su figura es como el horizonte que retrocede a medida que uno avanza ... Personaje ficticio, figura mítica, ideal regulador, el sabio es ante todo aquello con lo que sueñan en convertirse los filósofos antiguos, sabiendo perfectamente que nunca lo serán "de verdad". Esto no es un opinión personal ni una interpretación arriesgada y subjetiva, sino lo que afirman los propios filósofos antiguos.»


lunes, 18 de abril de 2016

Citas de Michel Onfray

* * * *
«La credulidad de los hombres sobrepasa lo imaginable. Su deseo de no ver la realidad, sus ansias de un espectáculo alegre, aún cuando provenga la más absoluta de las ficciones, y su voluntad de ceguera no tienen límites. Son preferibles las fábulas, las ficciones, los mitos, los cuentos para niños, a afrontar el desvelamiento de la crueldad de lo real que obliga a soportar la evidencia de la tragedia del mundo. Para conjurar la muerte, el homo sapiens la deja de lado. A fin de evitar resolver el problema, lo suprime. Tener que morir sólo concierne a los mortales: el creyente, ingenuo y necio, sabe que es inmortal, que sobrevivirá a la hecatombe universal...»

«El capitalismo ha formulado su tipo ideal con la figura del hombre unidimensional. Conocemos su retrato: iletrado, inculto, codicioso, limitado, sometido a lo que manda la tribu, arrogante, seguro de sí mismo, dócil. Débil con los fuertes, fuerte con los débiles, simple, previsible, fanático de los deportes y los estadios, devoto del dinero y partidario de lo irracional, profeta especializado en banalidades, en ideas pequeñas, tonto, necio, narcisista, egocéntrico, gregario, consumista, consumidor de las mitologías del momento, amoral, sin memoria, racista, cínico, sexista, misógino, conservador, reaccionario, oportunista y con algunos rasgos de la manera de ser que define un fascismo ordinario. Constituye un socio ideal para cumplir su papel en el vasto teatro del mercado nacional, y luego mundial. Este es el sujeto cuyos méritos, valores y talento se alaban actualmente.»

«Al tomarse por lo que no son, al imaginarse en una configuración diferente de la real, los hombres evitan lo trágico, es cierto, pero pasan inadvertidos ante sí mismos. No desprecio a los creyentes, no me parecen ni ridículos ni dignos de lástima, pero me parece desolador que prefieran las ficciones tranquilizadoras de los niños a las crueles certidumbres de los adultos. Prefieren la fe que calma a la razón que intranquiliza, aún al precio de un perpetuo infantilismo mental. Son malabares metafíisicos a un coste monstruoso.»

«Las religiones son únicamente instrumentos de dominación y de alienación. Los tres monoteísmos profesan el mismo odio a las mujeres, los deseos, las pulsiones, las pasiones y la sexualidad. También detestan la libertad, todas las libertades: la de disponer de sí mismo, de su vida y de su cuerpo sin pedir permiso a la autoridad eclesiástica.»


«Prefiero una verdad que duele a una mentira que calma. Pero cada uno puede preferir el opio de la ilusión a la realidad. Yo le reprocho a la ilusión enemistarnos con la única certeza que tenemos: la vida es aquí y ahora. Las religiones nos invitan a vivir en la expiación, con el pretexto de que vivir como si uno estuviera muerto aquí nos abrirá la vida eterna una vez muertos.»

«El poder pervierte a quien lo ejerce -estas son pues las lecciones anarquistas de hoy: la eterna perversión de quienes ejercen el poder, sean quienes fueren, sean filósofos que se volvieron reyes o reyes con veleidades filosóficas.»

«El poder produce la división salomónica de la sociedad y del género humano entre aquellos que lo detentan y aquellos que lo sufren -por un lado, los que tienen el poder, lo ejercen, lo aman, lo desean, lo reclaman y casi siempre disponen de él, por otro lado aquellos sobre los que se ejerce.»

# # # # #
- Vídeo: presentación del último libro de Michel Onfray, "Cosmos".
- Noticia presentación en EuropaPress .
- Imagen Michel Onfray

viernes, 8 de abril de 2016

Citas de Emil Cioran

* * * *
Emil M. Cioran (1911-1995) fue un escritor y filósofo rumano. Su pensamiento puede encuadrarse en un nihilismo existencial, con una visión trágica y desesperanzada de la vida y la sociedad. Su escritura denota un gran bagaje cultural y profundidad de pensamiento, además de un estilo de gran riqueza y atractivo conjugado con su pensamiento aforístico. Sin embargo, sólo es recomendable su lectura para personas bien formadas, a riesgo de poder terminar con una galopante depresión.

De "Breviario de podredumbre", Emil M. Cioran

En sí misma, toda idea es neutra o debería serlo; pero el hombre la anima, proyecta en ella sus llamas y sus demencias; impura, transformada en creencia, se inserta en el tiempo, adopta figura de suceso: el paso de la lógica a la epilepsia se ha consumado… Así nacen las ideologías, las doctrinas y las farsas sangrientas. Idólatras por instinto, convertimos en incondicionados los objetos de nuestros sueños y de nuestros intereses. La historia no es más que un desfile de falsos Absolutos, una sucesión de templos elevados a pretextos, un envilecimiento del espíritu ante lo Improbable. Incluso cuando se aleja de la religión el hombre permanece sujeto a ella; agotándose en forjar simulacros de dioses, los adopta después febrilmente: su necesidad de ficción, de mitología, triunfa sobre la evidencia y el ridículo. Su capacidad de adorar es responsable de todos sus crímenes: el que ama indebidamente a un dios obliga a los otros a amarlo, en espera de exterminarlos si se rehúsan. No hay intolerancia, intransigencia ideológica o proselitismo que no revelen el fondo bestial del entusiasmo.
* * *
Toda fe ejerce una forma de terror, tanto más temible cuanto que los 'puros' son sus agentes.
* * *
En todo hombre dormita un profeta, y cuando se despierta hay un poco más de mal en el mundo.
* * *
La fuente de nuestros actos reside en una propensión inconsciente a considerarnos el centro, la razón y el resultado del tiempo. Nuestros reflejos y nuestro orgullo transforman en planeta la parcela de carne y de conciencia que somos. Si tuviéramos el justo sentido de nuestra posición en el mundo, si comparar fuera inseparable de vivir, la revelación de nuestra ínfima presencia nos aplastaría.
* * *
Si todos los que hemos matado con el pensamiento desparecieran de verdad, la tierra no tendría ya habitantes. Llevamos en nosotros un verdugo reticente, un criminal irrealizado. Y los que no tienen la audacia de confesarse sus tendencias homicidas, asesinan en sueños, pueblan de cadáveres sus pesadillas.
* * *
No hay verdadera inspiración que no surja de la anomalía de un alma más vasta que el mundo.
* * *
De dónde vengo, no sabría decirlo: en los templos permanezco sin creencia; en las ciudades, sin ardor; junto a mis semejantes, sin curiosidad; sobre la tierra, sin certidumbres. Dadme un deseo preciso y derribaré el mundo. Libradme de esta vergüenza de los actos que me hace interpretar cada mañana la comedia de la resurrección y cada tarde la del entierro; en el intervalo, nada más que este suplicio en el sudario del hastío.
* * *
Las ideologías no fueron inventadas más que para dar un lustre al fondo de barbarie que se mantiene a través de los siglos, para cubrir las inclinaciones asesinas comunes a todos los hombres.
* * *
Ni pacto con la vida, ni pacto con la muerte: habiendo desaprendido a ser, consiento en borrarme.
* * *
Perdéis el tiempo insistiendo. Yo también he mirado hacia el cielo, pero no he visto nada. Renunciad a convencerme: si alguna vez he logrado encontrar a Dios por deducción, nunca lo encontré en mi corazón: y si lo encontrase, no podría seguiros en vuestro camino o en vuestras muecas, aún menos en esos ballets que son vuestros maitines o vuestras completas. Nada supera las delicias del ocio: aunque llegase el fin del mundo, no dejaría yo mi cama a una hora indebida: ¿cómo iba a correr entonces en plena noche a inmolar mi sueño en el altar de lo Incierto? Incluso si la gracia me obnubilase y los éxtasis me estremeciesen sin tregua, unos cuantos sarcasmos bastarían para distraerme. ¡Oh, no, ya veis, temo carcajearme en mis oraciones, y condenarme así más por la fe que por la incredulidad! Ahorradme un aumento de esfuerzo: de todos modos, mis hombros están demasiado cansados para sostener el cielo.
* * *
Descubro en mí tanto mal como en cualquier otro, pero, como execro la acción -madre de todos los vicios-, no soy causa de sufrimientos para nadie.
* * *
Hubiera querido sembrar la Duda hasta en las entrañas del globo, empapar con ella la materia, hacerla reinar donde el espíritu no penetró jamás, y, antes de alcanzar la médula de los seres vivientes, sacudir la quietud de las piedras, introducir en ella la inseguridad y los defectos del corazón. Arquitecto, hubiera construido un templo a la Ruina; predicador, revelado la farsa de la oración; rey, enarbolado el emblema de la rebelión. Como los hombres incuban un secreto deseo de repudiarse, hubiera estimulado en todas partes la infidelidad a uno mismo, hundido a la inocencia en el estupor, multiplicado los traidores a sí mismos, impedido a las multitudes acurrucarse en el pudridero de sus certidumbres.
* * *
Mientras una institución se apoya sobre instintos fuertes, no admite ni enemigos ni heréticos: los degüella, los quema o los encierra. ¡Piras, cadalsos, prisiones!, no es la maldad la que los inventó, es la convicción, cualquier convicción total. ¿Se instaura una creencia? Más pronto o más tarde, la policía garantizará su 'verdad'.
* * *
Siempre caen cabezas allí donde prevalece una idea; pues no puede prevalecer más que a expensas de otras ideas y de las cabezas que las concibieron o defendieron.
* * *
"Del inconveniente de haber nacido", Emil M. Cioran

No hago nada, es cierto. Pero veo pasar las horas, lo cual vale más que tratar de llenarlas.
* * *
Sé que mi nacimiento es una casualidad, un accidente risible, y, no obstante, apenas me descuido me comporta como si se tratara de un acontecimiento capital, indispensable para la marcha y el equilibrio del mundo.
* * *
Estoy, por lo general, tan seguro de que todo está desprovisto de consistencia, de fundamento, de justificación, que aquel que osara contradecirme, aunque fuera el hombre que más estimo, me parecería un charlatán o un imbecil.
* * *
Si antaño, frente a un muerto me preguntaba: ¿de qué le sirvió nacer?, hoy me pregunto lo mismo ante cualquiera que este vivo.
* * *
El mismo sentimiento de no pertenencia, de juego inútil, donde quiera que vaya: simulo interesarme por lo que no me importa, me afano por automatismo o por caridad, sin involucrarme jamás, sin estar nunca en ninguna parte. Lo que me atrae está en otro lado, y ese otro lado no sé que es.
* * *
El futuro solo se vuelve temible en cuanto uno no está seguro de poder matarse en el momento deseado.
* * *
Cuando nos comunican un juicio desfavorable sobre nuestra persona, en lugar de enfadarnos deberíamos pensar en todo lo malo que hemos dicho de los demás, y decirnos que es justo que también se hable así de nosotros. La ironía quiere que no exista persona más vulnerable, más susceptible, menos dispuesto a reconocer sus defectos, que el maledicente. Bastaría citarle la mínima parte de lo que se dice sobre él para que pierda el control, se desate y se ahogue en su bilis.
* * *
No mires hacia atrás ni hacia adelante, mira en tí sin temor ni nostalgia. Nadie desciende en si mismo mientras permanezca esclavo del pasado o del futuro.
* * *
El problema de la responsabilidad solo tendría sentido si nos hubiesen consultado antes de nuestro nacimiento y hubiésemos aceptado ser precisamente ese que somos.
* * *
En todo, solo cuentan el principio y el desenlace, el hacer y el deshacer. El camino hacia el ser y el camino fuera del ser, eso es la respiración, el aliento, mientras que el ser como tal no es mas que una asfixia.
* * *
"Ese maldito yo", Emil M. Cioran

No hay que leer para comprender a los demás, sino para comprenderse a si mismo.
* * *
El orgasmo es un paroxismo; la desesperación, otro. El primero dura un instante; el segundo una vida.
* * *
Intento en vano imaginar el cosmos sin… mi. Afortunadamente, la muerte se apresurará a remediar la insuficiencia de mi imaginación.
* * *
Todo el mundo me exaspera. Pero me gusta reír. Y no puedo reír solo.
* * *
Ser objetivo es la prueba de una perturbación inquietante. Quien dice vivo dice parcial: la objetividad, fenómeno tardío, síntoma alarmante, es el comienzo de la capitulación.
* * *
El mundo comienza y acaba con nosotros. Solo existe en nuestra conciencia, ella lo es todo y ese todo desaparece con ella. Al morir no abandonamos nada. ¿Por qué entonces tantos melindres en torno a un acontecimiento que no es ningún acontecimiento?

# # # # #
- Imágenes de "Breviario de podredumbre", "Del inconveniente de haber nacido" y "Ese maldito yo", de Emil M. Cioran

miércoles, 6 de abril de 2016

Derechos humanos y libertad, de Isaiah Berlin

* * * *

«Los derechos humanos no se pueden ejercer en una sociedad que no impone ningún límite a las potenciales violaciones de los mismos.»

«Por supuesto, que las libertades que pertenecen a los hombres en sociedad requieren límites. Lo único que yo pretendía decir es que la ley no es libertad, sino su disminución, por necesaria que sea.»

Isaiah Berlin
###

martes, 5 de abril de 2016

Religiosidad y espiritualidad

* * * *
Religiosidad: Una persona que sigue una religión. Significa que dicha persona tiene una creencia en algo/alguien más allá de lo material y que practica una doctrina de forma más o menos ortodoxa.

Espiritualidad: En lo personal, la vivencia de un fuerte sentido y valor de la propia vida; en lo social, la calidad y profundidad en las relaciones interpersonales.

Está claro que, no por practicar una religión se es ni más ni menos espiritual.
Ser espiritual no significa ser religioso. Ser religioso no significa ser espiritual.



###
Ref. estudio .

domingo, 3 de abril de 2016

Argumentos y manipulación

* * * *
La mayoría de personas no se atienen a los argumentos puramente racionales, que les suelen parecer fríos, ajenos y manipuladores.

A la mayoría les convence los argumentos cuando apelan a sus cercanas experiencias y/o cuando quien les ofrece los razonamientos es alguien en el cual confían o respetan.

El resultado final es que consiguen estar complacientemente manipulados.


###

lunes, 21 de marzo de 2016

¿Qué es el Conductismo?

 * * * *
La Pregunta por el Conductismo

El conductismo es, sin duda, uno de los movimientos más vigorosos de la historia de la psicología y, sin embargo, no está en vigor como correspondiera a su contribución. Esto no es así porque la psicología actual estuviera sobrada de vigor, que le viniera de otros movimientos, de manera qe se permitiera pasar por alto la contribución del conductismo. Antes bien, la psicología como disciplina está más desvertebrada que nunca, a pesar de su implantación tanto académica y profesional como mundana. Es de suponer que este éxito social no vendría precisamente de una falta de vigor como el que podría aportar el conductismo. Se entiende que mejor le iría a la psicología si el conductismo estuviera más vigente. Siendo así, se impone la pregunta por el conductismo.

lunes, 29 de febrero de 2016

Acceso a la Tierra, H. George

 *****
Cuando decimos que el trabajo crea riqueza, hablamos metafóricamente. El hombre no crea nada. Toda la raza humana, aunque trabajase eternamente, no podría crear la más tenue mota que flota en un rayo de sol, no podría hacer ni un átomo más pesado o más ligero nuestro rodante planeta. 

El trabajo, al producir riqueza con auxilio de las fuerzas naturales, no hace sino elaborar materia preexistente, dándole las formas deseadas, y por consiguiente ha de tener acceso a estas materias y a estas fuerzas, es decir, a la tierra. La tierra es la fuente de toda riqueza. Es la mina de donde ha de ser extraído el mineral que el trabajo moldea. Es la sustancia a la cual el trabajo da forma. Y, por esto, si el trabajo no puede satisfacer sus deseos, ¿no podemos deducir con certeza que no puede ser por otra causa sino porque al trabajo se le ha negado acceso a la tierra?

*****

domingo, 28 de febrero de 2016

Autonomía individual y sociedad


El comunitarismo propone una nueva regla de oro, para afirmar simultáneamente los derechos y obligaciones tanto comunitarios como individuales:


"Respeta y defiende el orden moral de la sociedad del mismo modo que quieres que la sociedad respete y defienda tu autonomía como individuo"

--Amitai Etzioni

Sesgos y convicciones


Todo el mundo padece el sesgo de sus propias convicciones. 


Sin embargo, el mayor sesgo de todos es desconocer que uno tiene sesgos.

En consecuencia, la peor política proviene de los autodenominados apolíticos.

Luego, la ideología más dañina es la de aquellos que presumen de no tenerla.

Y la educación más destructiva y adoctrinante es aquella que se autoconsidera neutral y no-moralizante.

**

miércoles, 10 de febrero de 2016

Citas de Giovanni Sartori

Citas de Giovanni Sartori

«La visibilidad está garantizada para las posiciones extremas, las extravagancias, los “exagerados” y las exageraciones. Cuanto más descabellada es una tesis, más se promociona y se difunde. Las mentes vacías se especializan en el extremismo intelectual y, de este modo, adquieren notoriedad (difundiendo, se entiende, vaciedades).
El resultado de ello es una formidable selección a la inversa. Destacan los charlatanes, los pensadores mediocres, los que buscan la novedad a toda costa, y quedan en la sombra las personas serias, las que de verdad piensan.»

martes, 5 de enero de 2016

Modernidad Líquida, de Zygmunt Bauman

* * * *
La desintegración de la trama social y el desmoronamiento de las agencias de acción colectiva suelen señalarse con gran ansiedad y justificarse como “efecto colateral” anticipado de la nueva levedad y fluidez de un poder cada vez más móvil, escurridizo, cambiante, evasivo y fugitivo.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Citas de Friedrich Nietzsche

«¿Aspiro acaso a la felicidad? No, yo aspiro a mi obra.»

«Quien a sí mismo se desprecia continúa, sin embargo, apreciándose a sí mismo en cuanto despreciador.»

«La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.»

«No existen fenómenos morales, sino sólo una interpretación moral de los fenómenos.»

viernes, 11 de diciembre de 2015