Popular Posts

martes, 11 de julio de 2017

¿Qué ocurre cuando dejas de hacer ejercicio?

* * * *
Seamos realistas, el ejercicio regular es duro. La mayoría de la gente nunca se vuelve adicta al gimnasio ni se obsesiona con correr maratones. Pero hay quien por alguna razón renuncia al ejercicio en algún momento de su vida, puede ser porque las circunstancias cambien o se lesiona, o quizá, simplemente, pasa a ser tan vago como el resto de nosotros.

jueves, 6 de julio de 2017

Post Hoc - La falsa causa

* * * *
Imaginemos ver la caída de una manzana, cual si la viéramos como el mismísimo Newton cavilando sobre el asunto de dicha caída. Sin embargo, el más listo del barrio, ese que siempre pretende dejar su huella para la posteridad, afirma que la manzana cae al suelo porque las hadas hace tiempo hechizaron todas las cosas para que tuvieran la tendencia de bajar al suelo. O sea, las manzanas caen porque la magia de un hechizo así lo manda.

Y como la manzana, sea donde sea que la sueltes, cae al suelo, eso nos da la prueba de que el mágico hechizo es verdad.

lunes, 3 de julio de 2017

Contextualismo ético y relatividad de la justicia (2)

* * * *
Contextualismo ético y relatividad de la justicia
Por Enrique López Castellón

« Parte 1 «» Parte 2 »

««« IV »»»

Para terminar, si la justicia es relativa al contexto social, cabría esperar que los comunitaristas nos ofrecieran un significado preciso y unitario de «comunidad». Sin embargo, quien pacientemente rastree en los excesos retóricos de sus obras se llevará una profunda decepción, pues no encontrará una descripción o referencia coherente que permita establecer un denominador común entre los autores más representativos. Irónicamente cabe decir que los comunitaristas no disponen de un significado compartido de «comunidad». Sus esfuerzos se dedican más a criticar las insuficiencias de las asociaciones voluntarias del liberalismo que a elaborar un concepto definido de «comunidad», cuyos ejemplos descubren en la historia: la polis ateniense, los monasterios y aldeas medievales o la Inglaterra isabelina, olvidando, naturalmente, las teocracias de Ginebra o de Boston, que reglamentaron minuciosamente las vidas de sus miembros. Y es que lo que los comunitaristas buscan no es una reproducción del pasado, sino su éthos en el presente (lo que Marx llamaba Gemeinwesen), en el que todos sus miembros participen de una comunidad orgánica que potenciaría al máximo la vida en común y absorbería plenamente a los individuos sin privarles de su individualidad . Este objetivo recurrente de los comunitaristas trata de combinar la comunidad con la autonomía individual, lo que Charles Taylor ha descrito como el objetivo hegeliano de unir la autonomía radical kantiana con la unidad expresiva de la polis griega (1975, pp. 388 y 427), esfuerzo de resultado dudoso ante la imposibilidad de mantener un concepto fuerte  de comunidad sin poner en peligro la autonomía, máxime cuando, como se ha dicho, se sitúa el valor en la primera y se diluye el reconocimiento público de los derechos civiles y políticos básicos de los individuos, cuyo reconocimiento y respeto representa la razón de ser del Estado liberal.